domingo, 31 de agosto de 2014

Letras flamencas (II)

(en elaboración. Puedes ver el primer capitulo de esta serie de entradas aquí)

En esta serie de entradas del blog encontrarás recopilatorios con letritas flamencas que me gustan y el palo por el que las escuché cantadas. Se apunta el autor cuando me es conocido:


"Ay, mi barca marinera, cuanto navego por la bahía, el viento le sopla la vela, ay, mi barca marinera, como me acuerdo de ella" (alegrías)

"Sal a bailar, trianera, sal a bailar, trianera, pa' decir cómo se baila, te sobra con la primera." (estribillo de sevillanas, Con luna y media, Isidro Muñoz)

Puedes enviar también tus letritas preferidas y serán publicadas o añadirlas en comentarios!! ;)
Si conoces el autor de alguna letra, te agradeceré mucho que me lo informes para anotarlo.

martes, 19 de agosto de 2014

Economía del Flamenco (I)

No os aburriré una vez más con mi historia de que estudié Economía en la Universidad y bla bla bla… pero viene al caso hacer una breve mención a mi pasado. Porque para bien o para mal nunca olvidaré las asignaturas de Microeconomía y Macroeconomía que tuve que tragarme sin pa amb tomaquet, y que para más inri, se despachaban en cuatro partes cada una (micro uno, micro dos, micro tres y micro cuatro, y lo mismo para la macro… una lenta agonía en ocho semestres, vamos).
Cómo son las cosas, que este mismo domingo, mientras bailaba frente a un nutrido grupo de extranjeros, todo ese conocimiento volvió a mí. ¿Obsesión? ¿Mi pasado me persigue? Quizás…
Fue algo realmente rápido, fugaz en mi pensamiento, y se cuajó posteriormente mientras regresaba a casa. Pensé en el concepto de microflamenco.

Porque si en economía hay microeconomía (el estudio de los individuos, los mercados, los precios, etc… es decir las partes más pequeñas de la economía) y la macroeconomía (el estudio de todo lo anterior a nivel agregado, a lo grande, vamos), ¿no habrá también un microflamenco y un macroflamenco?
Macroflamenco sería el árbol de los cantes; microflamenco, el estudio de cada uno de esos cantes; macroflamenco sería el presupuesto de la bienal de Sevilla; microflamenco, el precio de una entrada a ese barecillo del centro de tu ciudad en el que hacen flamenco; macroflamenco es el Festival de Las Minas, microflamenco serían esos tres segundos que transcurren desde que cierras tu baile hasta que ese público extranjero arranca a aplaudir, en parte porque le cuesta saber si este cierre ha sido definitivo o no, y en parte (no sé si en mi caso, pero sé que en la mayoría de los casos, sí) porque está flipado con lo que acaba de ver.

Porque eso me pasó este domingo, y fue en esos tres segundos desde que cerré mi baile por tangos y el público arrancó en un caluroso aplauso, que tuve tiempo de pensar todo lo anterior. Amén de otras cuestiones tipo, “¡Oh, mierd…! ¿no les habrá gustado?” o “Hola ¿hay alguien ahí?”…
Microflamenco fueron esos tres segundos que marcan la distancia justa entre la angustia del fracaso y la deliciosa satisfacción del éxito de una artista de poco alcance como yo; pero, ¡oye!, que tal y como pasa en economía, todo tiene su precio (valor), y agregando todo lo que sucede en esos tres segundos en los que varias decenas de almas, descubren que lo que han visto les gusta (teoría de las preferencias), y se plantean que quieren ver más espectáculos de flamenco (toma de decisiones), y deciden que van a apuntarse a clases de flamenco cuando vuelvan a sus países (exportación), o que comprarán un cedé con los éxitos más rimbombantes antes de coger el avión (consumo), o convencerán a sus amigos y familiares que vayan a España a ver flamenco porque les encantará (efecto contagio) y no pueden perdérselo (coste de oportunidad)… señores, eso será MACROFLAMENCO. 
Así que disfruta esos tres segundos seas quien seas, seas el último premio Desplante o alguien que da sus primeros pasitos sobre unas tablas, disfrútalos y valóralos, porque tu tiempo también vale oro, y La Economía del Flamenco te lo agradecerá.

lunes, 4 de agosto de 2014

Verano flamenco en Generator Hostel Barcelona (ll)

Este verano estamos poniendo muy flamenco el Generator Hostel en Barcelona!! Si os pasáis a tomar una cerveza por su precioso bar, ambientado en las Fiestas del Barri de Gràcia, podréis disfrutar de una performance y una clase abiertas de flamenco!!
Los horarios de estos próximos días son:

Domingo 3 agosto 21,30h
Domingo 10 agosto 21,30h
Domingo 17 agosto 21,30h
Domingo 24 agosto 21,30h

Os espero!!!

Generator Hostel Barcelona
C/ Córcega, 373. Metro Verdaguer
---

FLAMENCO SUMMER AT GENERATOR HOSTEL BCN
This summer it's being very flamenco at Generator Hostel Barcelona!! If you come to its bar while having a beer you can enjoy an open flamenco show&class!! Check the dates above and come to see us!!

domingo, 27 de julio de 2014

Un diario flamenco

Será este calor sofocante que me ha recordado a mis veranos en Madrid.... por esto o por lo que sea, he tenido que volver atrás en el tiempo por unos minutos.

Recibo a menudo emails y mensajes de mujeres que me regalan sus más profundas reflexiones, comparten conmigo lo que el flamenco les ha provocado en sus vidas, empatizan con mi historia porque es la suya también. Agradezco de corazón que, sin conocerme, me regaléis vuestros sentimientos, vuestras esperanzas, en forma de palabras. 
Hace tiempo que daba vueltas a este post, y por fin me he decidido a publicarlo. Es sólo una forma de devolver esa confianza que me es regalada.

No sé cuantas de vosotras llevaréis un diario. Yo, he de admitir, llevo un diario desde que tengo memoria. Con mayor o menor frecuencia de escritura, puedo decir que tengo mi vida negro sobre blanco. 
Es un ejercicio realmente gratificante, escribir lo primero, pero sobretodo el poder volver sobre esas páginas, y así viajar años atrás, y recuperar pensamientos e incluso deseos que ni recuerdas haber tenido.

No cuento nada que no sepáis, sólo cambian las formas, eran tiempos realmente críticos para mí, de lucha interna, de miedos, dudas y mucha frustración. Seguro que esto a todas os resulta familiar.... ¿verdad? Nadie pasa por la vida sin cuestionársela al menos una vez.

He hecho una recopilación de algunas de las primeras menciones que hago del flamenco en mi diario, cuando éste apareció en mi vida, mis primeras clases, los sueños y deseos que vinieron después... y que nueve años más tarde puedo decir que he cumplido. Esto va para todas, pero especialmente para aquellas que habéis compartido vuestros "diarios" personales conmigo. Ahora yo os comparto el mío. Y recuerda:

NUNCA ES TARDE. 
EL ARTE DE CAMBIAR DE VIDA. EL ARTE* PUEDE CAMBIAR TU VIDA. (*o lo que sea que te apasione)


(…) Este nuevo año se plantea incierto. Estoy totalmente fuera de todo camino. Camino sin rumbo, sin saber bien a donde.
Por fin he dado el paso y este año me he apuntado a flamenco. Me arrepiento de no haberlo hecho antes, la verdad, porque me gusta y no se me da mal.
Pero me falta lo más importante: reorientar mi vida profesional. Sé que ando en la dirección equivocada, que mi camino apunta a otro lado. Tengo que enfrentar mi destino, que no está escrito, y yo puedo decidir a donde ir.
(…) Ahora bailo. Bailo flamenco. Pienso que soy una bohemia encerrada en el cuerpo de una economista gris. Durante años me engañé con aspiraciones de trabajo, dinero y poder, y ahora he descubierto que aborrezco todo esto. Porque mi vida real empieza cuando salgo de la oficina. Antes no existo. Sólo el anhelo de un compás flamenco me sirve de tic-tac para mantener el reloj vital en marcha durante la jornada.
(…) pero la realidad es otra y me encuentro sentada en la cama soñando con algo que podría pero no va a ser. Aun así, invierto mucho tiempo y dinero en mis clases de flamenco, que me están ayudando a descubrir una 'yo' que estaba dormida y que empieza a despertar con casi veinticinco años, que a ratos se arrepiente de haber tardado tanto en hacerlo, pero que también es consciente que las cosas llegan cuando deben de llegar y cuando uno está preparado para ellas.
(…) En estos últimos meses estoy descubriendo un auténtico idilio con el flamenco, que arranca de mi más profundo ser una mujer pasional que estaba encerrada en algún oscuro rincón. El día que pisé un escenario por primera vez, lo supe: esto es lo mío. Esto es lo que realmente quiero para mí. Jamás me he sentido tan yo misma.
Es por ello que a partir de ya afronto una nueva etapa de mi vida, con un objetivo claro: ser bailaora. Y hasta ahora siempre que he tenido clara una meta, he llegado a ella tarde o temprano.
Esta vez, no será diferente.


(Extractos de textos fechados entre 22 de septiembre de 2005 y 26 de junio de 2006 de mi diario personal)