lunes, 20 de octubre de 2014

"El flamenco es mi vida", una entrevista por Sandra Rodríguez



¿Cuántos años llevas bailando?
- “Mi historia es un poco particular porque yo empecé a bailar bastante tarde, empecé a bailar con veinticuatro años. Dejé mi vida por el flamenco, ya que realmente soy economista y dejé mi profesión para dedicarme al flamenco. En resumen, yo llevo bailando diez años."

¿Por qué decidiste ser bailaora?
- “Yo había visto algo de flamenco antes de empezar a bailar. En aquel entonces, estaban muy de moda grupos como Ojos de Brujo que hacían fusión de flamenco con otras músicas. Me llamaba mucho la atención y decidí apuntarme a una academia pero como hobbie, como quien se apunta a algo para ir después del trabajo, y yo decidí apuntarme a flamenco. Me gustó muchísimo y al cabo de unos meses, tuve la suerte de tener a una profesora que me motivó mucho y me dijo que yo me podía dedicar si me esforzaba. Así que finalmente dejé mi trabajo para dedicarme a ser bailaora, sobretodo impulsada por esta profesora, por Mari Paz Lucena."

¿Dónde comenzaste a estudiar?
- “Yo comencé a bailar en Madrid, porque yo soy de Barcelona, pero en aquel entonces estaba viviendo en Madrid donde me fui a acabar la carrera de economía. Empecé en una academia de barrio, pero enseguida se me quedó pequeña y a los tres o cuatro meses me apunté a Casa Patas, que es un conservatorio de Madrid muy prestigioso y con el tiempo empecé a encadenar otras escuelas de la ciudad.”

¿Cuántos cuadros/grupos llevas ahora mismo?
- “El año pasado me fui a Nueva York, y antes de irme yo tenía tres o cuatro grupos de baile, pero los tuve que dejar para poder irme a EEUU. Desde entonces he estado viajando y tengo proyectos de seguir haciéndolo así que ahora mismo prefiero no tener grupos fijos. Estoy dedicada a clases particulares para bailaoras que quieren perfeccionar la técnica, a grupos de extranjeros que vienen a España y quieren probar un poco de flamenco, y en general clases privadas porque no me atan."

¿Te gusta enseñar flamenco, te sientes bien? 
- “Sí, me encanta, me gusta muchísimo porque yo me he redescubierto a través de la enseñanza del flamenco. Son muchas horas delante de un espejo en las que te "enfrentas" a ti misma continuamente y vas notando el proceso de como tú te vas gustando cada vez más. Y también es muy bonito ver ese proceso en los alumnos, como poco a poco van cogiendo confianza a lo largo del tiempo."

Un sitio donde bailar.
- “Para mí fue muy especial bailar en Barcelona cuando volví de Madrid con la compañía de Iñaki Márquez, que es un bailaor de aquí de Barcelona. Con él bailamos en la Sede del Distrito de Nou Barris, donde se celebra el festival de verano, y además fuimos teloneros de Mayte Martín. Para mí fue muy especial bailar ahí.”

¿A qué edades es más fácil enseñar?
- “Me gusta la gente joven, tenéis mucha energía y se os pueden montar cosas muy difíciles y eso es muy estimulante, pero a mí me gusta mucho la franja de mujeres de mediana edad, mujeres entorno a los cuarenta y cinco, cincuenta y cinco que nunca han bailado y se redescubren a sí mismas a través del flamenco. Es una experiencia muy bonita la de ayudarlas a quitarse la vergüenza, a sentirse más femeninas…  Son un grupo muy interesante.”

Dentro del flamenco, ¿Qué palo te gusta más enseñar? ¿Por qué?
- “Prefiero los palos festeros,  por ejemplo los tangos, las alegrías o las bulerías e incluso el garrotín, son palos muy alegres. Y dentro de éstos, las bulerías, pues es un baile muy espontáneo, de improvisar mucho y a mí eso me gusta."

Tu bailaor/a favorita
- “Pues voy cambiando. Ahora de hombres uno de mis favoritos es Rafael Campallo de Sevilla que no es de los más conocidos para el gran público, pero es un bailaor súper elegante, con un baile muy masculino… y de mujeres Pastora Galván, que es una fiera."

¿Qué le dirías a una persona que no sabe nada del flamenco, para que se interesara o para que le gustara mínimamente el flamenco?
- “Yo le diría que se olvide de muchos prejuicios que hay con el flamenco, de muchos falsos mitos. El flamenco no tiene nada que ver con otras expresiones folklóricas con las que se le asocia, eso en primer lugar. Y en segundo lugar le diría “experiméntalo, ves un día a una clase”, porque es muy adictivo, engancha mucho.”

¿Qué es el flamenco para ti en tu día a día?
- “Para mí es mi vida. Desde que decidí dejar mi antigua profesión, poquito a poco, al principio a través del baile; ahora me estoy metiendo más en el estudio de la teoría. Me gusta la divulgación, hago charlas, escribo un blog... También diseño moda flamenca… Me he empezado a meter en un montón de historias diferentes y puedo resumir con ello que el flamenco, es mi vida."

Respecto al vestuario, ¿Cómo te gusta bailar?
- “Yo cada vez estoy volviéndome más tradicional, parece mentira, pero me gustan los trajes muy flamencos. Dándoles un toque de modernidad, obviamente, pero que se vean flamencos. Por ejemplo, el otro día vi el espectáculo de una artista muy conocida, que llevaba un traje muy moderno; todo de gasa negra, sin volantes y sí, era muy bonito, pero no era flamenco. Y a mí me gustan los volantes, los flecos, me gusta que se vea flamenco. La moda flamenca ha evolucionado muchísimo y hay que seguir esa evolución, pero sin perder la tradición."

Por último, ¿Cuál ha sido el momento más especial respecto al flamenco?
- “Podría ser la primera vez que bailé en un teatro, que fue en la Suma Flamenca, que es un festival de Madrid muy importante. Pero sí que es verdad que el momento más especial para mí, además porque fue determinante en mi carrera fue, cuando yo todavía iba a clases por hobbie y un dia se me acercó Mari Paz Lucena, y me acuerdo perfectamente que me dijo “Tú tienes que bailar” y ese fue el día que yo me propuse que algún día iba a bailar. Y puedo decir, casi diez años después, que lo he conseguido. Ese para mí sería el momento más importante. “

Pd. Muchísimas gracias por concederme la entrevista y hacerme pasar un rato muy agradable. 

Entrevistada: Sonia Salmerón.
Entrevistadora: Sandra Rodríguez.

jueves, 9 de octubre de 2014

Flamencos en Blanco&Negro (II): Rita la Cantaora

Antes de meterme en harinas, no puedo dejar de citar aquí el artículo del ABC Sevilla “Rita la Cantaora: «Lo púe ser to»” que me animó a hacer este post de hoy (link al final del texto)

Y es que, mientras lo leía, pensé: "¿es que esta mujer a la que tan a menudo mentamos, no merece un pequeño rincón en el Olimpo de mis Flamencos en Blanco y Negro?"

He de decir que no es un nombre que yo me haya encontrado hasta el momento en la diversa bibliografía flamenca que he leído (uno de los más importantes libros de flamencología, que tengo ahora en mis manos, no la menciona siquiera)*.  

Pero, señores, hay algún flamenco o flamenca de los históricos que tenga la misma presencia en nuestros chascarrillos que esta señora? ¿Acaso respondemos a alguien cuando nos dice que hagamos tal o cual trabajo que nos desagrada, con un "eso lo va a hacer Camarón" o "eso se lo encargas a ‘la Niña de los peines’"?
Obviamente no, porque para eso ya tenemos a Rita la Cantaora, o por llamarla por su nombre real Rita Giménez García, a la que encomendamos cada vez que renegamos de algo o de alguien vehementemente.

Rita nació en Jerez de la Frontera en 1859 y falleció en 1937 en un pueblo de Castellón. Por lo que cuentan las diversas fuentes consultadas, debió de ser Rita una artista polifacética y muy generosa con el público, entregada y siempre dispuesta a complacer sus peticiones. Esto podría haber provocado las envidias entre sus compañeras de escena, que habrían acuñado el “eso pídaselo a Rita la Cantaora” –en alusión a esa costumbre de ella de acceder a todo lo que le pedían- y que terminó convirtiéndose en refranero popular. 

Por cierto, envidias entre compañeras de tablas, que difícil de creer, ¿verdad? 
Más vale caer en gracia que ser gracioso, dirán algunas. Rita debía caer y ser. Cautivaba a sus contemporáneos y eso ha tenido su premio pues su nombre, aun en esta forma tan peculiar, perdura hasta nuestros días. Aficionados y no aficionados al flamenco la mencionamos con frecuencia. Su nombre se repite una y otra vez, se transmite de generación en generación, para escarnio eterno de aquellas compañeras envidiosas y viperinas (si es que la leyenda es cierta). De algún modo se ha hecho justicia con esta artista pues, como ella misma dijo, acabó sus días olvidada y “más probe que las ratas”. Y la que escribe este blog disfruta cuando se hace justicia.

Rita la Cantaora tiene su propio refrán y también su nombre en una calle de Jerez de la Frontera, compartiendo vecindario con otras grandes cantaoras y figuras femeninas del flamenco como La Serneta o Tía Anica. No sé si esto era a lo que aspiraba realmente, pero sí parece que lamentó no haber vivido su vida de otra manera: “Lo pude ser todo. Tuve a mi vera a muchos hombres que me hubieran elevado… y me casé con un volquetero (conductor) de Carabanchel. ¡La vida! Si uno supiera el fin que le aguarda en ella, ya viviría de otro modo. Como dice esa copla* (…) que me gusta mucho:

Males que acarrea el tiempo
Quien pudiera penetrarlos
Para ponerle remedio
Antes que viniera el daño."

--------

Para los que me leen desde fuera de España, os explico el por qué de este post: en España es habitual responder con una frase del estilo “eso lo va a hacer Rita la Cantaora”, cuando alguien se niega a hacer algo que le es pedido por desagrado o desacuerdo. Pero probablemente mucha gente (yo misma hasta hace poco) crea que Rita es un personaje inventado. Aunque nada más lejos de la realidad como queda patente en este post y los artículos que se referencian.

Las fuentes consultadas para documentar este post son:

Hemeroteca de la Biblioteca Nacional de España (¡interesantísimos documentos!):
Revista Estampa 
Revista El Enano

Fotografía: Rita mostrando uno de sus vestidos. Revista Estampa 8 junio de 1935, recogida en la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España*.

*Información adicional que aporta Miguel Ángel Jiménez, buen amigo y gran aficionado de Puente Genil: Rita la Cantaora aparece en el libro "Arte y artistas flamencos" de Fernando el de Triana (1935); la copla que recita Rita se adjudica a La Serneta; la foto de este artículo aparece en el libro mencionado de Triana, con la leyenda "Rita, la famosa cantaora, en la actualidad, mirando con orgullo y melancolía la última bata de cola con que salió a escena"

Si te ha gustado este post puedes leer también Flamencos en ByN (I): Tío Luis el de la Juliana y La Andonda

Nota al texto: la finalidad de este artículo, basado en recopilación de informaciones en las fuentes mencionadas anteriormente, es la de divulgación. No hay autoría propia en ninguna de las investigaciones, informaciones, datos apuntados. Pido disculpas por posibles errores en las fuentes consultadas y agradeceré correcciones debidamente justificadas. En el flamenco es habitual encontrar opiniones y estudios muy sesgados según la procedencia, ideología o intereses de los investigadores. Sea como fuere, señores, ¡viva el flamenco!

lunes, 22 de septiembre de 2014

Flores tras las rejas


Buscando una metáfora que resumiera lo que he vivido esta mañana se me ha ocurrido ésta. Una reja muy andaluza llena de geranios y otras flores: ¿hay algo más flamenco?

Esta mañana he tenido el privilegio de entrar (y salir) de la cárcel. Dentro de mi programa "Flamenco y mujer" fui invitada a colaborar con la cárcel de mujeres de Barcelona, donde he hecho un pequeño espectáculo y he dado una clase de baile.

Pero voy a empezar desde el principo, desde esta mañana mientras yendo en el metro he apuntado en las notas del móvil todo lo que estaba sintiendo y pensando, porque no quería desperdiciar ninguno de los sentimientos de una experiencia como esta.

"Siento nerviosismo", escribo, "pero no soy capaz de identificar el porque. ¿Serán los nervios habituales previos a una actuación? ¿O es miedo por entrar en una prisión?"
Reviso mi bolsa con el vestuario: no he querido echar las peinetas ni nada punzante.
¿No habré visto demasiadas películas?

Al final llego a la conclusión que siento el nerviosismo de las grandes ocasiones: el de bailar en un gran espectáculo o el de aquellas entrevistas de trabajo por un puesto muy importante. Y soy consciente entonces que lo de hoy, me importa. MUCHO.

Pero toda la solemnidad de esas horas previas, esos temblores y escalofríos en mi camino a Wad Ras a medida que me acercaba a su edificio, incluso el cierto respeto por el chirrío de la puerta de hierro se evaporaron cuando accedí al pasillo de acceso. La estética de esta cárcel de mujeres, que antaño fue un centro de menores, tiene precisamente el aspecto de un instituto público. Algunas chicas salen entonces al patio y nos cruzamos en las escaleras. Nada hace pensar que estamos en una cárcel. Yo me pregunto qué las ha llevado allí. Pero es una pregunta retórica, no me importa en absoluto. Hoy todas seremos flamencas.

Y tras algunos trámites con las mediadoras... llegan las chicas a la sala polivalente (comedor-teatro-salón de recreo-etc) y empieza el show flamenco. Entre las chicas hay algunas gitanas y eso me aterra, porque siento profundo respeto por los gitanos, que llevan el flamenco en vena. Pero pronto empiezan a tocar palmas y a jalearme, animando el cotarro, y eso me hace sentir muy pero que muy bien. Todos los miedos y las dudas se han disipado muchos compases atrás. Algunas de ellas se animan a tomar la clase de flamenco que doy después de la actuación mientras otras observan en sus sillas situadas en un circulo. Hay mujeres de todas las razas, hay flores de todos los colores. Alegres y sonrientes. Flores tras las rejas. 

Como colofón, consigo que una de las reclusas gitanas se arranque y me cante una letrita y le bailo, y puedo decir que es uno de los momentos flamencos más bonitos que he vivido nunca. Al final, la gitanilla (no debía tener más de veinte años) me cuenta que ya ha cumplido y que está esperando para salir, y no puedo evitar alegrarme un montón. Mira tú que tontería, pero es que así lo he sentido.

Otras me dicen que les quedan años allí dentro. Y les he prometido que volveré. Y lo que yo prometo, lo cumplo.

(pronto podréis ver algunas fotos de la actividad realizada)
___________

Colaboración con las cárcel de mujeres de Barcelona
Barcelona, 22 septiembre 2014
Programa de voluntariado social "Flamenco y mujer"
Foto: semana.es

domingo, 14 de septiembre de 2014

CTD Nueva Colección Moda Flamenca

CONECTA LOS PUNTOS . CONNECTING THE DOTS
Nueva Colección . New Collection
Sonia Salmerón Moda Flamenca (c)
Otoño Invierno 2014

Porque a veces maldecimos la mala suerte de las cosas que nos pasan o de las que no nos pasan. Porque cosas que están sucediéndonos hoy nos parecen inconexas o absurdas dentro de nuestra rutina. Cuando seguro que son puntos que tienen que ser dibujados en la hoja en blanco de nuestras vidas. Puntos que algún día formarán una lógica secuencia de hechos que nos habrá llevado a ese afortunado lugar desde el que habremos decidido mirar atrás… y conectar esos puntos.
#conectalospuntos #connectthedots





 “No se pueden unir los distintos puntos mirando para adelante; se pueden unir únicamente mirando hacia atrás. Así que deben confiar que de alguna manera los puntos se unirán en el futuro.”
Todas las prendas de esta colección flamenca están moteadas de puntos (lunares) que permiten conectarlas de principio a fin. Este es mi pequeño homenaje a Steve Jobs, y a su inspirador discurso.


Ya disponible en la web la nueva colección de moda flamenca, con exclusivos diseños. Recuerda que todas mis prendas de colección son piezas únicas. Todos los productos flamencos están elaborados a mano. Gracias por vuestra confianza una vez más!